logo fundacion trans

1er. Grado. Garabatos o Letras

Los primeros pasos hacia la alfabetización...

En el Primer Grado los padres se encuentran ansiosos por ver a sus hijos iniciarse en la lectoescritura. Por eso, es muy común que estén pendientes de sus avances e intenten ser parte de este proceso. Es aquí donde comienzan a surgir las dudas: ¿Cómo lo ayudo? ¿Cómo es que aprenden ahora? ¿Hago bien si utilizo mi cuaderno de primer grado como guía?

Puede ser que a veces nos encontremos desorientados en cuanto a los cambios que ha experimentado el proceso de enseñanza y aprendizaje. La enseñanza tradicional, con la que fuimos educados, partía de que los niños no tenían conocimientos, y que éstos se imprimían mediante la acción del maestro. El aprendizaje era un proceso predominantemente mecánico, no significativo. En cambio, la nueva enseñanza, supone que el alumno ya posee conocimientos previos a su inserción en la escuela. La misma fomenta que el alumno reciba herramientas que le permitan crear sus propios procedimientos para resolver una situación problemática. Con esto no se quiere decir que lo viejo sea malo y lo nuevo bueno, sino que debe haber una interacción entre ambos.
Tanto la escuela tradicional como la nueva, plantean maneras diferentes de adquirir la lectoescritura. En la primera el papel del docente es esencial ya que su función es la de centralizar y transmitir la información que posee a los niños. En la segunda, los niños, empiezan con el proceso de alfabetización desde mucho antes de ingresar a la escuela. Por eso, el rol del docente cambia. Si bien sigue siendo fundamental, se presenta como guía y facilitador de la enseñanza teniendo en cuenta cuáles son los intereses y fortalezas que presentan los niños y el grupo. Este tipo de rol deja espacio a la participación de los padres: son esenciales para la adquisición de la lectoescritura; quienes los inician en esta ardua tarea.
Las primeras actividades de escritura resultan más evidentes que las de lectura porque suponen la producción de algo: normalmente signos sobre un papel. Los niños suelen realizar sus experimentos de escritura haciendo líneas onduladas y garabatos en forma de letras. En estas primeras experiencias comienzan a darse cuenta que la escritura puede serles útil en sus relaciones sociales. En cuanto a la lectura, los niños realizan el papel de lector, utilizan libros y fingen que leen. Muchos aprenden a hacer lecturas de sus cuentos preferidos, guiándose por los dibujos, mucho antes de saber decodificar la letra impresa. Posiblemente una actividad lectora importante para el niño se produce cuando el adulto le lee ya que aprenden qué son los libros, qué se hace con ellos y cómo se habla sobre ellos. Aprenden que se lee de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo; y forman la idea de que los libros son interesantes, divertidos y útiles.
Como escuela, sabemos que parte de los adultos fuimos educados con la enseñanza tradicional pero, que esto no nos excluye de poder ayudarlos a aprender a leer y escribir con nuevos enfoques y métodos. Por lo tanto si logramos una correcta interacción entre maestros y padres, apuntalando a partir del afecto y la contención la estructura de los conocimientos infantiles llevaremos a los niños a sentirse protagonistas de sus aprendizajes en un ambiente divertido y estimulante.

Prof. Jennifer C. Richard

garabatos 1

garabatos 2