logo fundacion trans

La escuela que podemos...

Sólo desde una mirada abarcadora y lúcida de todas las variables que intervienen en los espacios educativos: desde la clase hasta la institución, desde el niño hasta la sociedad a la que pertenece, desde el docente en el aula hasta las normativas escolares…, se puede lograr transformar las dificultades en oportunidades de acercamiento a la escuela que queremos.

La escuela es un ámbito especialmente vivo, donde no es posible detenerse, un camino que no tiene punto final de llegada, cada paso es una estación que lleva a otra, porque como enuncia Kant: no se debe educar a los niños conforme al presente sino conforme a un estado mejor de la humanidad, posible en el futuro. Entonces, la tarea docente debe tender a acercar ese futuro al niño que hoy transita nuestras aulas y no puede esperar.

Esto es lo que ocurre cotidianamente en nuestra institución y lo que permite que un docente manifieste: aquí tenemos todas las posibilidades para crear, actuar y expandir nuestro trabajo plenamente.

De eso se trata, de contar con un equipo como el que tenemos: creativo, flexible, con capacidad de iniciativa, autónomo, que disfruta de asumir desafíos y de los logros de los alumnos.

Ese equipo, poniendo en juego en la acción diaria todo lo que se puede, va construyendo el puente que nos conduce a…

…la escuela que queremos.